Ni el huracán los detuvo

Son los mejores súper amigos. Jandry y Dylan no solo tienen en común la “y” en sus nombres. ¡Son igualitos en todo! Ambos tienen 10 años. Ambos tienen papás militares. Ambos son extrovertidos. Ambos fueron diagnosticados hace más de un año con leucemia. Y ambos tenían el sueño de ir a Disney World; bueno, tenían, porque ya les cumplimos su más profundo deseo. El pasado 6 de septiembre ambos estuvieron puntualitos, a las 03:00, en la sala VIP del aeropuerto Mariscal Sucre. Ni siquiera habían dormido de la emoción. Se embarcaron y despegaron. En Miami, ajenos a lo que ocurría, no pudieron tomar el vuelo hacia Orlando, debido a las precauciones por la aproximación del huracán más grande de la historia. Pero, como todos los sueños son mágicos, después de unas horas finalmente volaron. Y sí, ya en Disney dieron rienda suelta a la diversión: se montaron a la montaña rusa, se abrazaron y pasearon con Mickey Mouse, se tomaron fotos con los Minions, comieron junto a los dinosaurios de Jurassic Park… Tres días mágicos. Y al final, la naturaleza les tenía preparada la sorpresa. Llegó el huracán y no pudieron salir. El fin de semana pasaron en la casa de una familia ecuatoriana que los hospedó. De regreso, no lo podían creer. “Prométannos con el corazón que esto es verdad”, decían. Sí Jandry. Sí Dylan. ¡Fue verdad!

Agradecemos a nuestros cómplices American Airlines y las familias ecuatorianas en EE.UU. que facilitaron el transporte y el alojamiento.