¡Cumplimos dos ‘súper' sueños!

Haz de tu vida un sueño y, de tu sueño, una realidad. Para la Fundación Cecilia Rivadeneira el cielo es el límite. Y en eso nos empeñamos día a día. Por esa razón hicimos realidad de cuatro adolescentes con cáncer, cuyas mayores ilusiones hasta ahora habían sido presenciar dos eventos de calidad mundial. Hicimos magia y logramos que ellos sonrieran, para siempre…

 

En el ‘show de la NBA

La fotografía que Alex se tomó junto a Burnie, la mascota de los Miami Heat no se despegará nunca de su lado. Luciendo la camiseta alterna del equipo de baloncesto de esa ciudad, con el número 3 en su dorsal, el joven que lucha contra el cáncer hizo realidad su sueño de asistir a uno de esos grandiosos espectáculos deportivos, la NBA. Antes del encuentro que Miami jugó contra el quinteto de los Bulls de Chicago, tuvimos tiempo para comprar a Alex algunos souvenirs, como la tradicional mano gigante de goma que señala que es el “Number One”. La sonrisa no se borró de su rostro en ninguno de los cuatro cuartos del partido. Y, junto con los demás fanáticos que llenaron el American Airlines Arena, festejó cada espectacular canasta.

Agradecemos a American Airlines, nuestro cómplice en este sueño.

 

¡Mira, es CR7!

Ronaldo, Denilson y Jael no podían creerlo. Estaban ahí, sentados al borde mismo de la banca del Real Madrid, viendo a su ídolo: ¡Cristiano Ronaldo! Para los tres adolescentes, la memoria de su lucha contra el cáncer se desvaneció durante la inolvidable semana que vivieron en la capital española. Recorrieron las calles de la ciudad, se sacaron cientos de ‘selfies’ y cumplieron finalmente su sueño de entrar al estadio del mejor equipo de fútbol del mundo, el Santiago Bernabeu, donde miles de personas gritaban fervorosamente ¡Hala Madrid! Ellos se contagiaron y, como no podía ser de otra manera, acompañaban los gritos flameando sus bufandas blancas del club madridista. Y sí, ¡ahí estuvo, a pocos centímetros, CR7!, pero también vieron desfilar en una pasarela casi exclusiva para ellos a Benzema, Kroos, Isco…

Agracemos a Fundación Telefónica, nuestro cómplice en este sueño