Cumplimos el sueño de siete pequeños

Continuando con nuestro programa "Cumpliendo sueños", con el apoyo de las empresas aliadas, logramos cumplir los deseos de siete niños, niñas y adolescentes. Sus rostros iluminados, sus sonrisas desbordantes al vivir sus personales experiencias, son el mejor regalo para todos quienes los acompañamos. Les contamos unas breves reseñas de esos sueños cumplidos.

Cantaron y bailaron con Soy Luna

Soy Luna

El concierto estuvo lleno de alegría y magia. Soy Luna es uno de los eventos actuales más importantes para los niños y niñas. Por eso Liss, Francesca y Reychel quisieron, no solo vivir el concierto, sino conocer personalmente a la artista. Durante los shows en Quito y Guayaquil, las tres pequeñas cantaron, bailaron y gritaron con todas sus fuerzas. El momento más emotivo fue cuando finalmente Luna las recibió, las abrazó y se tomaron fotos.

Gracias a Corporación El Rosado a y Cabify por ser nuestros cómplices para cumplir este sueño

´Cake Boss´ le dio un dulce abrazo

Cake Boss

Para Sol, conocer al súper famoso repostero Buddy Valastro era lo que había soñado los últimos años, ya que su programa la ha acompañado para sobrellevar el osteosarcoma que padece. A sus 17, por fin lo pudo tener al frente, en una rueda de prensa. Como no sabía inglés, nuestra voluntaria, Paz, la ayudó a practicar algunas palabras que le diría cuando Buddy se acercara a ella. Y cuando llegó el momento, ¡puf!, se olvidó, por la emoción. Paz, rápidamente le contó la historia de Sol a Buddy y este abrazó a la joven y le dijo que "nunca deje de luchar". Las lágrimas y la alegría de Sol fueron incontenibles.

Gracias a Quito Sweet Fest por ser nuestro cómplice en este sueño

En el mar la vida es más sabrosa 

Mar  

Bartolo es un encantador niño de 10 años que lucha contra el cáncer. A su corta edad, lo único que quería era conocer el mar. Diana García (Fundación Cecilia Rivadeneira) y Tatiana Erazo (Fundación Vida) fueron las voluntarias que acompañaron al pequeño y su tía. Para Bartolo la alegría empezó desde su despegue desde Quito hacia Manta, porque, además, fue la primera vez que se subió en un avión. Ya en la ciudad costera, su emoción y ganas de correr al mar eran contagiosas. Pero primero había que ir al hotel y desayunar. Fue tratado como un rey y él disfrutó cada mágico momento. Cuando finalmente piso la arena y sintió las olas del mar, su rostro se iluminó y corrió, corrió y corrió, y jugó, jugó y jugó…

Gracias al Hotel Oro Verde de Manta por ser nuestro cómplice en este sueño

Un fan de los animalitos

Animalitos

Tiene solo cuatro añitos. Es un valiente que lucha contra un cáncer llamado retinoblastoma. Ian vive en Guayaquil. Nos contó que lo que soñaba era conocer un zoológico. Por eso, le organizamos una visita al Zoo El Pantanal y ¡vaya que lo disfrutó! Junto a su familia y nuestros voluntarios, Ian se paseó por cada uno de los rincones del lugar, llenándose el corazón mirando a cada uno de los animalitos. Quería abrazarlos y llevárselos a casa, pero al menos pudo hablarles y decirles que los quiere. Su día fue mágico y regresó feliz.

Gracias al Zoológico El Pantanal por ser nuestro cómplice en este sueño

Chapuzón en la piscina

Piscina

El tumor cerebral no fue impedimento para que Kevin, de cinco años, chapoteara en la piscina como si fuese un delfín. Este niño de cinco años, de Tulcán, soñaba con ir con su familia a una piscina, a disfrutar de un divertido día. Nunca antes había visto tanta agua para juguetear y fue difícil sacarlo de allí. La vitalidad del pequeño contagió a su familia, que lo acompañó ese día, y a los voluntarios de la Fundación Cecilia Rivadeneira de Ibarra, liderados por Mauricio Vásquez. Al final, todos disfrutaron de un delicioso almuerzo.

Gracias a Oasis, en el Chota, por ser nuestro cómplice en este sueño